Hola de nuevo y bienvenidos a otro post sobre el mundo del running. Hoy hablamos de alimentación relacionada con el corredor, concretamente cómo alimentarnos para correr una maratón.

Debes poner especial atención a tu dieta a partir de una semana antes del día de la carrera y sobre todo tener todas las comidas pensadas para que no haya ningún imprevisto. En general, se trata de evitar alimentos pesados y procesados, aumentar la cantidad de carbohidratos, reducir los azúcares e hidratarse bien. Conviene también evitar el alcohol, pues mejor portarse bien los días previos a la maratón y no salir de bares para apartarnos de la cerveza y las bravas.

Foto de euroresidentes.com

Las 72 horas previas

Los 2-3 días antes del gran día son clave para nuestro rendimiento en la carrera, así que tómatelos en serio en cuanto a buenos hábitos en todos los sentidos (comer, dormir, etc.). Hasta puedes tomarte algún suplemento dependiendo de tu salud y bajo la supervisión de un especialista.

Llegado el día de la carrera, es importante salir habiendo desayunado bien. Recomendamos incluir tostadas o cereales, frutos secos, frutas, yogurt, etc. Tómate algo que sepas que te sienta bien, no hagas combinaciones extrañas que te puedan pasar factura durante la carrera.

En carrera

Una vez ya en marcha, recuerda beber agua y tomar gel o barritas. Lo ideal es beber un vaso de agua pocos minutos antes de empezar y dejar el gel para 45 min después de haber empezado. Luego, puedes repetir gel o tomar barritas cada 30 minutos hasta que acabes la maratón. Aparte, no te olvides de ir bebiendo agua en los puntos previstos.

Terminada ya la maratón, ve bebiendo más de la cuenta a lo largo del día para rehidratarte. Puedes tomarte un batido de proteína para recuperarte más rápidamente y por qué no, darte algún capricho ahora que ya has cumplido tu objetivo.