Si llevas ya un tiempo corriendo, sabrás que combinar el running con alguna otra práctica más suave que ayude a recuperar los músculos es muy recomendable. El yoga es el gran aliado de muchos corredores como ejercicio de relajación y estiramientos, todo en uno, pero se ha puesto de moda otra práctica de la que vamos a hablar hoy: el barre.

¿Qué es?

El barre es un ejercicio que combina posturas inspiradas en el ballet (por eso el nombre, se practica en una barra) y otras como el yoga y el Pilates. Se obtiene así un entrenamiento equilibrado focalizado en la fuerza isométrica combinada con repeticiones de movimientos cortos. Algunas clases incluyen también pesas para las piernas o tobillos para incrementar la intensidad de la práctica y hasta esterillas para los ejercicios de tronco.

Foto de healthyceleb.com
Foto de healthyceleb.com

¿Qué me aporta como corredor?

Para los amantes del running, además, el barre ayuda a aumentar la resistencia, la velocidad y previene las lesiones. Asimismo, aporta flexibilidad muscular y movilidad articular, muy necesarias para correr. Los expertos afirman que el barre mejora el equilibrio, el alineamiento de las caderas y las piernas y la estabilidad del tronco. De este modo, estando tu cuerpo en una postura de balance, la eficiencia en el running es mayor.

El hecho de que este entrenamiento implique movimientos de alta intensidad pero de bajo impacto favorece la recuperación de los tobillos y articulaciones en general. Por si fuera poco, como se practica descalzo, es algo que ayuda a tus pies a recuperarse después de tantas horas con las zapatillas calzadas.

Teniendo en cuenta lo anterior, el barre es más practicado por mujeres que por hombros, pero para nada es excluyente. Cada vez hay más gimnasios y estudios especializados que ofrecen clases de barre, así que prueba y juzga tú mismo 🙂

Nos leemos en el próximo post. Mientras tanto, happy running!